Zonas más sensibles para hacer una depilación láser.

Cada cuerpo es muy preciado y, por eso, cada una de las zonas tiene unas características y sensibilidades. Si esto se aplica a las zonas de depilación láser, el resultado sería por la sensibilidad de cada cuerpo ante el tratamiento.

Esta sensibilidad no solo se aplica a cada cuerpo, también a las diferentes partes que lo conforman. En este artículo traemos para ti zonas más sensibles para hacer una depilación láser.

Zonas más sensibles para hacer una depilación láser.

Bigote y barba.

Todos los espacios de la zona facial son las que más duelen a las personas que se someten a esta depilación láser. El motivo radica en el grado de sensibilidad cutánea y nerviosa de la zona.

Areolas de los pezones.

Esta suele ser demandada, sobre todo, por los chicos. Al ser una zona interna, en la cual no toca el sol y siempre está cubierta por la vestimenta, su estado es más sensible y delicado que el resto del pecho.

Zona perianal.

Esta es altamente sensible debido a su naturaleza interna. La zona íntima en general es sensible al láser ya que no tiene contacto con el exterior y tiene muchas terminaciones nerviosas.

Nuca.

Esta, aunque no lo parezca, es sensible al láser. El motivo es por sus terminaciones nerviosas y la sensibilidad cutánea.

Labios mayores y monte de venus.

La parte genital de las mujeres es sensible a la depilación láser, ya no solo por sus terminaciones nerviosas, igualmente por la oscuridad de la piel y la cantidad de vello.

Zona interna del muslo.

La zona interna del muslo resulta muy delicada, sobre todo para los hombres y también para las chicas. Normalmente el vello de esta se elimina más rápido, pues no acaba de ser muy fuerte, aunque sí que su sensibilidad sigue siendo alta.

Dedos de los pies.

Debido a sus terminaciones nerviosas, se considera muy sensible esta zona de los pies.

Rodillas.

Las rodillas igualmente resultan otra de las zonas críticas de las piernas, aunque no lo parezca, esta parte tiene muchas terminaciones nerviosas. De ahí que incluso varias personas tengan especial sensibilidad y cualquier roce les cause cosquillas.

Estas zonas, igual que las del resto del cuerpo humano, deben someterse al mismo tiempo para hacer una depilación láser. La única particularidad respecto a esto aparece en función a la persona, de su cantidad de vello y de la calidad.