Todo lo que debes saber sobre las vajillas de barro

Las vajillas de barro aportan calidez y dan la sensación de autenticidad al momento de servir la comida, y son muy útiles a la hora de cocinar, porque son capaces de permitir una cocción lenta.

Por todo eso, a continuación, te vamos a mostrar los distintos tipos de barro para elaborar vajillas y cuáles son sus principales ventajas.

Principales tipos de vajillas de barro

Barro Natural

Las  vajillas de barro natural son aquellas elaboradas con arcilla más pura, pero también menos plástica debido a la distribución de sus partículas

Se debe decir que no es habitual hacerla solo con este tipo de barro, sino que se combina con otros materiales que facilitan su maleabilidad, uso y durabilidad. Estos materiales con los que se mezclan pueden ser:

  • Caolín: no es una arcilla muy plástica
  • Arcilla de bola: es el nombre por el que se conoce también a la arcilla secundaria y se utiliza para obtener porcelana y gres.
  • Gres: lleva una mezcla de arcilla secundaria y otros minerales.
  • Barro rojo de superficie: El más común entre los barros naturales. Su coloración se la da el óxido de hierro.
  • Barro refractario: Muy recomendable para ser expuesto a altas temperaturas. Se extrae de vetas próximas al carbón

Barro preparado

Consiste en una mezcla artificial de barros naturales y otras materias primas, a partir de las cuáles se obtiene entonces:

  • Porcelana: La más blanca de todas las pastas.
  • Gres: Es una arcilla muy fina y fácil a la hora de ser trabajada, sobre todo en el torno.

El barro clasifica en tres categorías, atendiendo el tiempo de cocción y de la dureza final pretendida:

  • Baja temperatura.
  • Gres

Ventajas de las vajillas de barro para restaurantes

Las vajillas y utensilios de barro resultan muy recomendables para disfrutar una gastronomía donde las recetas son tradicionales o de carácter rústico y popular.

Se debe destacar su practicidad, puede usarse en microondas, horno, vitrocerámica, cocina eléctrica, gas, lavavajillas y congelador.

Otra de las ventajas de estos recipientes es su porosidad, lo que permite que el vapor excesivo se escape; este tipo de utensilios elaborados en barro no desprenden residuos tóxicos.

Servidos en este tipo de platos, los alimentos no se quedan pegados al sacarlos del horno o quitarlos del fuego.  Adicionalmente al transmitir poco a poco el calor, mantienen la comida caliente durante mucho más tiempo.

Es así como estas vajillas de barro son muy útiles en la cocina dado que la comida servida en este tipo permanece caliente más tiempo. Y su variedad se debe al tipo de barro y de mezcla que se ha usado en su confección.

Si tienes en tu casa una vajilla de este tipo, no dudes en dejarnos en los comentarios cómo ha sido tu experiencia.