Mesa servida con refranes

Establecer pláticas con amigos y familiares es muy placentero, además es algo que conviene para fortalecer los lazos con esos seres queridos. Poder cruzar unas palabras y saber cuál es el acontecer de los demás, demuestra el interés que se tienen los unos por los otros. Entre las mejores ocasiones para dialogar está ese momento en el que compartimos los alimentos.

Desde que se realiza el proceso de elaboración de la comida podemos ser partícipes de la preparación o simplemente acompañar a los cocineros, y mientras tanto ir charlando. Y después de devorar los platillos, con un buen vino en la mano, le podemos dar largas a la sobremesa con una cháchara alegre, contando anécdotas, chistes y sacar a relucir unos cuantos refranes.

Y como estamos hablando de comida, a continuación algunos refranes relacionados o que hacen alusión a este tema:

“Tripa vacía, corazón sin alegría”, quién no se ha sentido decaído cuando tiene hambre, esa condición no solo afecta el funcionamiento del organismo sino que también afecta la condición anímica. Así que, más vale darle prioridad a la comida si nos queremos mantener con una amplia sonrisa.

“Uvas y queso saben a beso“, este refrán se refiere a esas combinaciones que nos hacen alucinar por lo increíble que funcionan algunas cosas juntas. Por ello, se compara con el beso, un acto sublime que gusta a cualquiera, claro está, con alguien que realmente le agrade.

“Pan con pan, comida de tontos”, en cambio este dicho ejemplifica lo que no combina bien, o no despierta ninguna atención porque no encierra ningún sentido lógico. Por ello, quienes insisten en algo absurdo como ese tipo de comida, se les consideran tontos. Especialmente si tienen la oportunidad de hacer otro tipo de combinaciones.

“Ni en la cama ni en la mesa, es útil la vergüenza”, hay situaciones en las que no conviene ser recatados si queremos disfrutarlas al máximo. No importa cómo nos vean los demás, lo que interesa es que seamos nosotros mismos y que nos sintamos plenos con lo que hacemos y con quien estemos. La vergüenza para otras ocasiones.

“Menos mantel y más comer”, esto aplica sobre todo a esos restaurantes lujosos que adornan exquisitamente la mesa, y es muy protocolar, pero se tardan mucho en servir el pedido, haciendo que el hambriento se desespere.

Si quieres encontrar más refranes de esta categoría o de cualquier otra, consulta la web refranesysusignificado.com