Food trucks

La comida es, indiscutiblemente, una de las mejores tarjetas de presentación de un lugar. Está llena de sabores e historias que definen a una sociedad, además es una buena manera de compartir con otros, formar lazos y recuerdos únicos. Muchos por amor a ello se convierten en foodie, término que se usa para definir a una persona amante o fanática del buen comer y beber, pero no necesariamente de lugares conocidos y lujosos.

Los apasionados por la gastronomía están apostando por comenzar su propio restaurante en el interior de algún furgón en lugar de un local. Esto principalmente debido a que resultan ser más económicos que la manera tradicional, se ahorra mucho en cuanto a empleados, alquiler, etc. Además, la rapidez, lo económico y la novedad, son mejores valorados por muchos.

El problema con esta nueva incursión es que no existe aún una normativa nacional que regule todo lo necesario para el negocio. Lo que lleva a empaparse de la legislación española sobre food trucks y pedir una autorización sanitaria de funcionamiento de la comunidad autónoma donde funcionará el automóvil y el carnet de manipulador de alimentos. El lío es más porque la sanidad es cosa de la comunidad autónoma y las ventas ambulantes de los ayuntamientos.

Una buena forma de hacerse lugar es llegando a un acuerdo con propietarios de suelo privado, como centros comerciales o empresas para estacionar el truck en sus instalaciones.

Datos importantes a considerar:

  • Si el automóvil pasa de los 3500Kg se necesita el carnet de conducir camiones, si el peso es menor será suficiente con el normal de conducir.
  • El furgón debe estar homologado, al igual que cualquier modificación debe tener la revisión pertinente para ser homologada.
  • Crear una marca con buen logotipo y rotularlo en food truck, además al ser un negocio ambulante es bueno tener cómo anunciar en dónde se estará ubicado, o a qué eventos se asistirá. Es importante por ello hacerse con una web y perfiles en las principales redes sociales.
  • El negocio consiste en ofrecer comida rápida pero estilo gourmet, que combine calidad – precio. Es decir, promover cocina elaborada o cocina fusión por ejemplo.

Comenzar con este negocio puede resultar un poco pesado pero genera muy buenos resultados. Puede probar buscando un furgón o autobús de segunda mano en un desguace y acondicionarlo, consulte en www.desguacesonline.eu y localice el establecimiento más cercano, con pocos clics podrá encontrar piezas y coches de calidad garantizada.