¿Es posible que el cartílago se regenere?

En el cartílago articular hay escasas células, sólo hay un 3-10%, su volumen está ocupado por condrocitos (las células concretas del cartílago). Además, los condrocitos carecen de capacidad para migrar lo cual dificulta evidentemente la capacidad del cartílago para auto repararse, es posible la regeneración cartílago.

Sin embrago, las heridas del cartílago que llegan hasta el hueso subcondral (lesiones que están afectando a todo el espesor), tienen la posibilidad de repararse espontáneamente por medio de los fibroblastos de la médula.

En dichos casos, el cartílago que se forma tiene colágeno de tipo I en vez de colágeno de tipo II y, además, no tiene agrecano. Todo lo mencionado provoca que se forme el denominado fibrocartílago o cartílago fibroso, en vez del cartílago hialino original. En Diario Critico podrás descubrirás artículos sobre si es posible regenerar el cartílago.

Existen heridas de cartílago que son muy comunes:

Está comprobado que, alrededor del 6% de los adultos poseen una afección degenerativa del cartílago de la rodilla, porcentaje que se incrementa al 70% en personas de 65 años. Además, el 23% de las heridas agudas y en el 54% de las crónicas del ligamento cruzado anterior se han encontrado heridas del cartílago.

Observaron que, en los pacientes menores de 40 años, un 5% poseía heridas graves del cartílago articular. Como dijimos, la lesión del cartílago articular más recurrente es la condropatía de rótula o condromalancia rotuliana, y el cóndilo femoral interno.

Uno de los inconvenientes de las heridas condrales o del cartílago articular, es que, al tratarse de un tejido sin nervios, las heridas iniciales son asintomáticas.

Se empezará a percibir dolor una vez que la lesión condral perjudica a las capas más profundas del cartílago, las que permanecen en contacto con el hueso, que es donde comienza a haber terminaciones nerviosas. Por ejemplo, en el supuesto de que no tuviéramos nervios en el área de la dermis, si nos pincháramos o nos quemáramos, no lo notaríamos. Solamente notaríamos la aguja o el calor una vez que perjudicara a las capas más profundas.

Hay distintas probables razones de lesión del cartílago articular como, ejemplificando: mantenerte inmovilizado por un largo tiempo, las sobrecargas de peso repetitivas con esa articulación (esta es muy común en atletas), los traumatismos directos e indirectos, las inestabilidades provocadas por alteraciones de los ligamentos y finalmente, el “desgaste” habitual que se genera con la edad que suele afectar a mujeres y a hombres a partir de los 60 años en adelante.