¿Cuál es la mejor calefacción para instalar en casa?

En los meses de invierno, la calefacción se vuelve el gasto energético con más valor, alcanzando cifras más altas de lo normal. El frio que cala los huesos nos hace que la factura del gas, electricidad y petróleo aumenten, generándole un fuerte dolor a nuestro bolsillo.

La clave para que nuestra factura no sea tan alta es saber administrar estos recursos, de esta manera podremos ahorrarnos unos cuantos euros.

Además también es sumamente importante saber qué tipo de sistema de calefacción debo instalar para mi hogar, el que mejor se adapte a mis necesidades y por supuesto, a nuestro bolsillo.

Es importante saber que no todos los sistemas de calefacción son iguales, actualmente sigue habiendo una variedad en el mercado. Hay unos mucho más beneficiosos que otros, y los precios también variarán.

Cada sistema tiene su propia forma de instalación, así que el coste también dependerá de ello y según su eficiencia, se verá afectado también el coste mensual.

Lo importante de elegir un sistema de calefacción es que evaluemos nuestras necesidades y alcance, de esta forma sabremos escoger con certeza el más adecuado para nuestro hogar.

Pero ¿cómo sabremos cuál es el mejor para nuestras necesidades? Tendremos que conocer cuáles son las características de los sistemas de calefacción, evaluaremos las ventajas y desventajas y entonces podremos decidirnos por el que mejor se adapte a nuestro perfil.

  • Calefacción eléctrica: este sistema de calefacción funciona con electricidad. Por lo general es el más común ya que suelen ser muy económicos a la hora de su instalación. Brindan la ventaja de calentar el hogar de forma rápida pero también suelen ser los que más consumen.
  • Estufas insertables de pellets: un perfecto método eco-eficiente de calefacción. Las estufas insertables de pellet generan calor a nuestro hogar en el invierno y lo mejor es que su instalación no causa ningún daño en la estética del hogar.
  • Bombas de calor: este tipo de sistema de calefacción se presenta en forma de aire acondicionado, brindando calor en invierno y frío en verano. El consumo de este tipo de sistema de calefacción es menor a comparación de otros. Es completamente eficiente y nos ayudará a horrar mucho más dinero.
  • Gas natural: sin duda, este sistema de calefacción es el más común. Perfecto para ser instalado en climas fríos y templados. Es un sistema muy económico aunque su coste variará según la compañía que contratemos.